Lupus

Existe la falsa creencia de que cuando a una persona se le diagnostica “lupus eritematoso sistémico” (LES o lupus) se le está diagnosticando una enfermedad fatal y sin tratamiento. Sin embargo, hoy podemos decir que un porcentaje elevado de los pacientes con lupus van a ser capaces de llevar una vida absolutamente normal. Un diagnóstico precoz, el empleo de medicamentos eficaces y un mejor control de la enfermedad y sus complicaciones hace que el pronóstico sea esperanzador incluso en los casos más graves.
Sigue leyendo